Cómo hacer yogures con leche de avena en una yogurtera



Los yogures vegetales son una alternativa perfecta, y bastante desconocida, para todos aquellos intolerantes a la leche de vaca o para los que han decidido llevar una alimentación vegana. Con deliciosas bebidas a base de hortalizas o cereales, como la avena, se pueden preparar exquisitos yogures con la simple ayuda de una yogurtera

El yogur es un alimento perfecto para el desayuno, para la merienda o para tomar un postre rico y saludable. Sin embargo, hay personas que o bien no pueden tomar leche de vaca, porque tienen una intolerancia alimentaria, o simplemente, por conciencia animalista, han decidido no tomar alimentos de origen animal.

Hoy en día, para toda esa población que va en aumento, existen muchas alternativas a los yogures de vaca. En casi todos los supermercados se ofrecen yogures vegetales, no obstante, todavía queda una opción aún mejor. Ahora es posible hacer yogur vegetal en casa con una yogurtera, mejor si llevan temporizador para facilitar la tarea, como las que se encuentran en yogurtera.top/yogurtera-con-temporizador/. Tras este enlace se localizan las mejores yogurteras con temporizador de 2021. La herramienta ideal para obtener de forma casera deliciosos yogures sin tener que recurrir a los producidos de forma industrial.

Ingredientes

Lo primero para preparar un delicioso yogur de avena en casa con una yogurtera con temporizador es disponer de los ingredientes necesarios.

Para disfrutar de este delicioso yogur casero de avena se necesitan cincuenta gramos de copos de avena, un litro de agua, 1 gramo de fermento para yogur acidófilo con bífidus o 2-3 cucharadas soperas de yogur vegano sin aditivos, una cucharadita de agaranta, media cucharadita de garrofín, cuatro cucharaditas de panela o azúcar de coco, un trozo de piel de limón y vainilla natural. Aunque la piel de limón y la vainilla son ingredientes opcionales, le aportan un aroma y sabor que lo harán aún más delicioso.

Elaboración paso a paso

Para preparar yogur de avena casero, el primer paso deberá ser preparar la leche de avena. Un procedimiento sumamente sencillo que comienza calentando agua a unos 80 ºC y triturando los copos junto con el agua, la panela o azúcar de coco, la piel de limón, el garrofín y el agaranta. Se mezcla todo sin tener que colar.

En segundo lugar, se debe calentar la leche de avena y hervirla para disolver los espesantes durante 2-5 minutos a fuego lento, removiendo constantemente para que no se pegue y se consiga una mezcla homogénea.

El siguiente paso es dejar enfriar la leche hasta entre 38 y 40ºC para disolver el fermento. Hay que remover bien con un utensilio no metálico. Es ahora el momento de añadir, si se desea, un poco de vainilla natural.

Después se ha de dejar reposar en la yogurtera con temporizador a una temperatura de entre 38 y 40ºC durante unas 8 o 10 horas o hasta que adquiera el punto de fermentación deseado. Por último, una vez ha fermentado se recomienda dejarlo enfriar en la nevera para que gane consistencia y acidez.

A las 8 o 10 horas de reposar en el frigorífico, está listo para consumir. Se debe remover si se desea una textura cremosa o no hacerlo en caso de querer una textura cuajada.

Ventajas de utilizar una yogurtera con temporizador

El yogur es un alimento sumamente beneficioso para la salud. Está cargado de nutrientes y probióticos que refuerzan las defensas del organismo y, por tanto, mejoran la calidad de vida, pero son aún mucho más saludables si se preparan en casa con una yogurtera. Además, de este modo se puede elegir entre la leche de vaca o con bebidas vegetales y añadirle los ingredientes que se prefieran. Es, por lo tanto, la mejor forma de consumir este alimento con la completa certeza de la procedencia de los elementos que lo componen.

La principal ventaja de que la yogurtera que se tenga en casa disponga de temporizador es la facilidad de la preparación. Con una yogurtera, preparar un delicioso yogur casero es muy sencillo, pues tan solo hay que mezclar los ingredientes y dejarlos reposar durante unas diez horas. Es aquí donde se hace tan importante que esta máquina cuente con temporizador, pues no habrá que estar pendiente del tiempo para que no se pase. Tan solo habrá que prepararlo, programar el temporizador y listo.

Uno de los aspectos esenciales para disfrutar del yogur casero es definir con precisión el punto de cocción. En este sentido, al principio habrá que ir probando hasta conseguir el deseado y, en ese momento, marcarlo con el temporizador para obtener siempre el mismo sabor. La propia yogurtera estará programada para detenerse en el momento exacto y no habrá posibilidad de error en los cálculos o que, por algún despiste, se pase el tiempo de cocción.

Sencillas de utilizar, permiten elaborar un rico y cremoso yogur sin estar presente. Se pueden poner a trabajar durante la noche y disfrutar al día siguiente de este delicioso preparado. Además, son máquinas con un diseño que las hacen muy fáciles de limpiar, por lo que esto no será un impedimento a la hora de utilizarlas.