Café rosa

Una de las últimas tendencias que estamos viendo en Instagram consiste en un llamativo café rosa. Un color que ha ganado protagonismo en miles de publicaciones en las redes sociales luego de que Starbucks promocione el Unicorn Frapuccino. Dado esto, surgió la idea de crear una bebida que entrase por los ojos y fuera fácil de hacer.

También debía ser saludable y baja en calorías, una cualidad que el cóctel de la compañía multinacional no cumplía con sus 53 gramos de azúcar por batido. Según Daniela Morada, portavoz de ELDULCEHOGAR , el café rosa no tardó en convertirse en tendencia en Australia y Estados Unidos. Su popularidad y resultado apetecible llegó hasta Japón y América Latina, pero además, gracias a sus ingredientes, es muy nutritivo.

“La moda de esta bebida se ha extendido por todos los rincones del mundo. El secreto está en la remolacha, una hortaliza que tiñe el café para convertirlo en rosa. Contiene vitaminas A, B, C y B8 y minerales como potasio, calcio, hierro fósforo, magnesio y calcio. Por lo tanto, es una bebida colorista, ligera, saludable, refrescante y llena de propiedades”.

Entonces, ¿quieres saber cómo se hace semejante delicia? En realidad, conseguir un café rosa es más sencillo de lo que parece y puedes hacerlo en casa sin complicación alguna.

Ingredientes:

 

Zumo de remolacha 30 ml

– Sirope de ágave, 1 cucharadita

– Extracto de vainilla ¼ cucharadita

– Canela molida ¼ cucharadita

– Leche de almendras 240 ml

Preparación:

Puedes conseguir zumo de remolacha envasado o prepararlo casero. Para eso necesitas dos remolachas grandes y 60 ml de agua mineral. Recortar los extremos de la hortaliza. Limpiamos las remolachas con agua fría. Utiliza un cepillo para quitar la suciedad.

La piel de la remolacha contiene nutrientes. Entonces, si es relativamente delgada, podemos limpiarla y dejarla intacta para el zumo. De lo contrario, podemos pelar la hortaliza con un pelador de verduras.

En el vaso de una batidora, añadimos la remolacha y el agua. Trituramos todo bien. Conservamos en la nevera hasta su uso. Puede durar dos días congelado, aunque lo ideal es consumirlo inmediatamente para aprovechar sus propiedades.

Una vez obtenido el zumo, calentar en un recipiente 200 mililitros de leche con sirope o agave, extracto de vainilla, canela a fuego medio hasta que comience a hervir. Combinar la mezcla de leche tibia y el zumo de la hortaliza. Vertir en nuestra taza de café.

Reservar la otra cantidad de leche para espumar. Para esto, usar un espumador y darle volumen al resto de la leche hasta que se convierta espumosa, luego la colocaremos sobre el Pink Latte. Servir rápidamente.

Podemos acompañar la bebida con un extra de canela molida justo antes de servir. También añadir un toque de jengibre a la preparación o sustituir parte de la leche por un poco de café expreso.

 

 

Café rosa,artículos elaborados por Pelayo Fernández.