Un clásico en su versión más fácil: dulce de membrillo

Esta receta viene directamente de la región del Bierzo, donde me enseñaron a preparar esta receta. Nos cuentan que tras años preparándolo con muchos tipos diferentes de métodos llegaron a esta receta que como veréis es  muy fácil y encima el resultado es extraordinario.

Cuenta la leyenda que en España ya se disfrutaban versiones de este membrillo desde el siglo XII, creo que es buena señal que tras tantos años se siga disfrutando de el, ¿no os parece?.
Este fruto está en temporada así que es un momento perfecto para el dulce de membrillo y con esta receta lo tendremos en casa sin colorantes ni conservantes. Ideal para acompañar un queso fresco o unas tostadas.

Ingredientes que necesitamos:

  • Membrillos
  • Azúcar entre el 75 y el 100% del peso de los membrillos ya lavados y picados.
  • Un chorrito de zumo de limón.

 

Receta casera paso a paso:

  1. Lo primero que hacemos es raspar bien los membrillos con un estropajo limpio para quitarle las imperfecciones y pelitos que puedan tener, luego los lavamos con abundante agua.
  2. Les quitamos la parte de abajo y arriba, las cortamos en cuatro partes y también quitamos el corazón como si de una manzana se tratase.
  3. Picamos estos pedazos en dados de un centímetro o dos de tamaño.
  4. Pesamos ahora estos membrillos picados y calculamos el azúcar a utilizar. Depende de lo dulce que nos guste, ya está bastante dulce utilizando un 75% del peso de los membrillos en azúcar. Es decir para 3 Kg de membrillos utilizaríamos 2,25 Kg de azúcar. Si os gusta especialmente dulce podríais llegar como mucho al 100% del peso en azúcar.
  5. Ahora colocamos en una cazuela un poco de agua, no mucha, calcular más o menos por 3 Kg de membrillo medio vaso de agua.
  6. Añadimos un poco de zumo de limón, una cucharada, mezclamos y encima colocamos una capa de dados de membrillo suficiente para que cubra bien toda la base te la cazuela.
  7. Colocamos sobre esto una capa de azúcar repartiéndola por toda la superficie. Encima le colocamos otra capa de membrillo sobre la cual ponemos mas azúcar y así tantas capas como necesitemos para acabar todo los membrillos y azúcar.
  8. Tapamos la cazuela y ponemos esto a fuego hasta que rompa a hervir.
  9. Bajamos el fuego un poco y dejamos a fuego bajo durante 10 minutos.
  10. Con una cuchara de madera removemos levemente lo justo para mezclar un poco y volvemos a tapar y dejar al fuego.
  11. Pasados otros 10 minutos volvemos a remover y dejamos otra vez al fuego.
  12. Otra vez esperamos 10 minutos ( ya van 30 desde que rompió a  hervir) pero esta vez lo que hacemos es apartar la cazuela del fuego. Y dejamos templar dos minutos.
  13. Destapamos y con cuidado y ayuda de una batidora de mano o miniprimer batimos hasta tener una crema uniforme.
  14. Rellenamos los recipientes donde queramos guardar y dejamos que se temple, guardamos en la nevera o refrigerador dos días antes de que tenga la textura perfecta nuestro delicioso dulce de membrillo.

Importante: si queremos guardarlo por más tiempo podemos guardarlos al vacío para lo cual es suficiente con meterlo nada más hacerlo bien caliente, en recipientes de cristal llenando hasta cerca del tope y tapándolo bien para que se selle, el propio calor hará que se forme el efecto vacío.

Aquí os dejo también el vídeo explicativo para que os no tengáis ninguna duda, vídeo receta en alta definición:

Dulce de membrillo

Dulce de membrillo, recetas dulces elaboradas por Pelayo Fernández.